jueves, 29 de diciembre de 2011

Los asesinados por ETA y "los presos políticos vascos"

El 21 de junio de 1978 ETA asesina al General Sánchez Ramos y su ayudante












Coche bomba en la casa-cuartel de la Guardia Civil de Vic el 1991.10 muertos y 28 heridos.
9 de junio de 1987 Hipercor de Barcelona. 21 muertos.


















Una noche de diciembre de 1987 en la casa cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza.
11 muertos, 5 niñas (una de ellas la niña de la foto de arriba)
05/06/2000: Jesús María Pedrosa Urkiza, concejal del PP del Ayuntamiento de Durango

La viuda y las hijas de Pedrosa



















Esta es la casa donde vivía Salvador Ulayar, hijo de Jesús Ulayar, alcalde de Etxarri Aranaz (Navarra) entre 1969 y 1975, asesinado por ETA en 1979, a la edad de 54 años y delante de su hijo Salvador que entonces tenía 13 años.











9 de febrero de 2003: Entierro de Joseba Pagazaurtundúa en Andoáin

Ares y Eguiguren en Andoáin
















San Gil y Acebes con Maite Pagazaurtundúa

 
La madre, la viuda y la hermana de Joseba Pagazaurtundúa







De la Vega, Blanco, Chaves, Camacho, López y Eguiguren en el entierro de Isaías Carrasco.


































La hija de Ignacio Uría deja unas flores en el lugar del asesinato de su padre.

31/07/2009: Rajoy, Zapatero y Rubalcaba en el entierro de los guardas civiles



"En Euskal Herria hemos vivido un momento histórico. Con el compromiso de dejar definitivamente la lucha armada, la organización ETA ha sentado las bases para dar comienzo a un ciclo político nuevo. Se están abriendo las puertas de un escenario basado en la discusión democrática en el que cerrar para siempre la confrontación armada que hemos vivido en las últimas décadas.

Siguiendo lo acordado en el Pacto de Gernika y las orientaciones del mensaje proclamado por la Comunidad Internacional en Aiete, la decisión de ETA nos ha colocado ante la oportunidad de llevar la discusión política al proceso de paz. Teniendo todo eso en cuenta, entre los pasos ineludibles en el camino hacia la normalización política, será necesario garantizar el respeto a los derechos de los presos y presas políticos vascos. En palabras del Pacto de Gernika, es imprescindible «…detener la política carcelaria que se aplica contra los presos/ as políticos vascos, ya que se ha utilizado como estrategia para la confrontación». En el mismo sentido, a modo de primeros pasos en el camino a la amnistía, tomar medidas de ese tipo para que no haya ni presos ni fugados a causa del conflicto político: traer a todos los presos y las presas a Euskal Herria, poniendo fin a la dispersión. Poner en libertad a los reclusos y reclusas que padezcan enfermedades graves. Dejar en libertad provisional a los presos/ as preventivos que se encuentran a la espera de juicio. Otorgar la libertad condicional a todos los presos y presas que tienen cumplidas las condenas impuestas por la ley. Aplicar los beneficios penitenciarios que recoge la ley, sin restricciones ni arbitrariedad y, por último, derogar la ley que fija en veinte años el límite para cumplir condena.

En Getxo también tenemos casos en los que se están padeciendo situaciones injustas. El algorteño Angel Figeroa, pese a sufrir una grave enfermedad, tiene que vivir bajo duras condiciones que son pe1judiciales para su salud. Gorka García continúa en la cárcel a pesar de haber cumplido las tres cuartas partes de la condena. Imano! Beristain y Jon Rosales se encuentran encarcelados aunque todavía no han sido juzgados. Finalmente, 19 presos/as vascos y sus familiares, amigos y amigas deben soportar diariamente las consecuencias de la dispersión, pues se hallan repartidos en cárceles de España y Francia.

La sociedad vasca lleva muchos años reclamando garantías para los presos y las presas políticos. Años denunciando las graves consecuencias que conllevan para los familiares las medidas tomadas contra los reclusos y reclusas. Años solicitando a los gobiernos francés y español que cumplan la ley".


Moción Presentada por Bildu anteayer en el Ayuntamiento de Getxo. 



Bildu reconoce que ETA, con su cambio de estrategia, ha conseguido crear las condiciones necesarias para conseguir los objetivos políticos por los que ha asesinado a más de 850 personas. 

Y "el brazo político de ETA" (ahora se llaman Bildu) sigue exigiendo, como siempre, un estatus de preso político para los etarras encarcelados, es decir, para los asesinos, para los que han ayudado a los asesinos y para los que han realizado amenazas utilizando el miedo provocado por otros de sus compañeros asesinos como De Juana.

PRESOAK KALERA / AMNISTÍA OSOA:  PRESOS A LA CALLE / AMNISTÍA GENERAL
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario.