sábado, 24 de mayo de 2014

Verdad, Memoria, Dignidad y Justicia: mis razones para no beber Coca Cola















 

En este primer vídeo el actor Gotzon Sánchez interpreta a un padre con su hijo. Es un vídeo de Coca Cola.


En este segundo vídeo el actor Gotzon Sánchez interpreta también a un padre. Pero en esta ocasión no se trata de un ciudadano cualquiera. Es un preso de ETA que transmite a su mujer su deseo ante una manifestación en Bilbao: 

"A llenar las calles para vaciar las cárceles"

Este es un vídeo de Herrira, la organización de apoyo a los presos de ETA cuyos responsables están imputados por pertenencia a banda armada por el Juzgado Central nº 6 de la Audiencia Nacional (sumario 11/2013), causa en la que la asociación Dignidad y Justicia está personada como acusación popular.


Y en este tercer vídeo el actor Gotzon Sánchez ya no interpreta. Realiza una declaración en euskara* a favor del acto de Herrira contra la doctrina Parot celebrado en el pabellón de Anaitasuna de Pamplona el pasado 14 de septiembre. Un acto con estos objetivos.


(*) Se incorporará a esta entrada del blog la correspondiente traducción al español si la recibo aquí.


La noticia del anuncio de Coca Cola con Gotzon Sánchez salta a la actualidad el pasado miércoles cuando el diario El Mundo se hace eco de la carta de solicitud de retirada del spot publicitario remitida a Marcos de Quinto, el Presidente de Coca Cola España, por Daniel Portero, el Presidente de la asociación Dignidad y Justicia. Una solicitud motivada por la participación del actor en actos de Herrira. Este es un extracto de dicha carta:

"Dada la trayectoria que siempre ha marcado a la empresa Coca-Cola, me siento en la obligación de comunicarles esta información, pues resulta muy lesiva para la dignidad y memoria de todas las víctimas del terrorismo asesinadas por ETA, terrorismo apoyado públicamente por organizaciones como Herrira mediante actos de homenaje, de apoyo público, económico a miembros de ETA y de su entorno condenados por asesinatos o por pertenecer a la organización terrorista.”


 


Al día siguiente, EL MUNDO informa de que Coca Cola retira el anuncio y que, junto con la agencia de publicidad y la productora, pide perdón a las víctimas de ETA.



Si quieres aumentar el tamaño de la imagen, haz clic sobre ella.

Sin embargo, ese mismo día, Marcos de Quinto, el Presidente de Coca Cola España, no solo desmiente la noticia de EL MUNDO sino que, a través de su cuenta de Twitter, manifiesta que no hay ningún motivo por el que pedir disculpas. 

Así mismo, Gonzalo Márquez, el Gerente de comunicación de Coca Cola en la Zona Norte, declara lo siguiente:

"Es absolutamente fundamental para la compañía el respeto absoluto y total a todo tipo de sensibilidades y  libertades de todo el mundo, y a la forma de pensar de toda la gente, y eso Coca-Cola lo lleva siempre a rajatabla. Nos hemos visto envueltos en una polémica que ni la hemos buscado ni la hemos  provocado."





VERDAD: Gotzon Sánchez apoya a los presos de ETA y, por tanto, sostiene que tenían derecho a matar en su "lucha por la resolución del conflicto vasco".

MEMORIA: Los presos de ETA no son presos políticos. Son miembros de una organización terrorista y nacionalista vasca que ha matado a más de 850 personas (aterrorizando a cientos de miles) para conseguir sus objetivos políticos. 

DIGNIDAD: Gotzon Sánchez "seguirá trabajando por la resolución del conflicto". Coca Cola respeta todo tipo de sensibilidades y pide disculpas a Gotzon Sánchez. Y yo, mientras Coca Cola no se retracte y pida perdón a las víctimas de ETA por todas estas declaraciones, dejaré de beber su refresco.

JUSTICIA: Las víctimas de ETA merecen el mayor de los respetos. Sus asesinos, no. Si Coca Cola sigue respetando por igual a los presos de ETA y a sus víctimas, es de justicia que una bajada de las ventas le recuerde su indignidad.






















(Inicio actualización 25/05/2014)


"(...) Si yo soy el presidente de la filial española de Coca-Cola, es responsabilidad mía, en último término, aceptar o no que un actor abertzale (o un actor antisemita, o un actor homófobo) protagonice un anuncio de mi empresa. Y el que yo decida que no acepto a ese actor no constituye ningún acto de discriminación legal, sino que es un simple ejercicio de mi libertad para asociar la imagen de marca de mi empresa con quien yo considere conveniente. Las normas anti-discriminación no tienen nada qué decir al respecto.

A lo que sí estará sujeta mi decisión (sea cual sea) es al juicio de los consumidores y de la opinión pública, que al final emitirán su veredicto, comprando o no mi producto."


Del artículo "¿Qué es discriminación?" de Luis del Pino.

(Fin actualización 25/05/2014)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario.