miércoles, 29 de abril de 2015

El 'Acuerdo del Moneo' y la democracia en la Región de Murcia

Nebot, Urralburu, Hernández, González Tovar y Pujante

El sábado se llevó a cabo la firma del 'Acuerdo del Moneo' por parte de PSOE-PSRM, Ganar la Región, UPyD y Podemos. Con este acuerdo dichos partidos se comprometen a cambiar la Ley Electoral Regional, a no pactar con partidos que incluyan imputados por corrupción entre sus representantes y a regular la acción legislativa popular.



Garre, Cospedal, Cámara y Valcárcel












Miguel Ángel Cámara, alcalde de Murcia y Secretario general del PP de la Región de Murcia, imputado por corrupción al igual que al menos otros 30 cargos del PP en la Región, declaró que el objetivo del 'Acuerdo del Moneo' es que "el PP no gobierne".





Miguel Sánchez, el candidato de CiudadanosCs a la presidencia de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, se desmarcó el viernes del acuerdo pese a que inicialmente había anunciado su firma. No obstante, un representante del partido de Albert Rivera asistió a la firma del documento y manifestó lo siguiente: 

"Mi partido asume los principios del documento, pero no lo suscribió porque fue un error no invitar al PP y porque la firma de Ciudadanos Región de Murcia dependerá de lo que decida el comité nacional de pactos del partido."


El 'Acuerdo del Moneo' ha generado críticas negativas en algunos medios nacionales llegando incluso a calificarlo como 'Pacto del Tinel a la murciana'. De tal forma que, dos días después de la publicación de las críticas anteriores, otro medio nacional con una línea editorial similar al anterior 'señaló el camino' al candidato murciano de C's:  

"No realizar ningún acuerdo de gobierno o que facilite la gobernabilidad, de forma expresa o tácita, sin que exista acuerdo previo del Comité Ejecutivo." 






César Nebot, el candidato de UPyD a la presidencia de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, manifestó lo siguiente
 
«La firma del 'Acuerdo del Moneo' demuestra que concurrimos a estas elecciones con un proyecto autónomo, sin hipotecas, libres e independientes».

(...)

«La regeneración democrática y la limpieza de las instituciones está en el ADN de UPyD y aparece en todos los programas electorales, incluido con el que nos presentamos ahora en mayo porque estos son nuestros principios y nuestro compromiso que hemos defendido públicamente en la calle y en las instituciones donde hemos tenido representación».

(...)

«Animo al Partido Popular a que demuestre su voluntad de regenerar la vida pública y se sume a un acuerdo que está abierto a todos y que es bueno para los murcianos en su conjunto. Las reformas planteadas las está esperando la Región veinte años».







Esta es la foto de la democracia en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia (CARM), una comunidad autónoma que el PP gobierna con mayoría absoluta desde hace 20 años. 

En efecto, en mayo de 1995 comenzó un periodo en el que los votantes de la CARM decidieron la 'ocupación' de sus instituciones por parte del PP. 

En 1999, 2003, 2007 y 2011 la candidatura encabezada por Ramón Luis Valcárcel revalidó dicha mayoría y fue la más votada de cuantas concurrieron a las Elecciones Autonómicas de 2011 en el conjunto de las CCAA de España con el 58,8% de los votos con los que obtuvo 33 escaños de un total de 45 en la Asamblea Regional de Murcia. Idénticos resultados se dieron en las elecciones municipales o en los procesos de ámbito superior en la CARM. 

Y lejos de sufrir un desgaste, el Partido Popular de la Región de Murcia siguió incrementando su apoyo popular elección tras elección, hasta llegar a ganar en todos los municipios de la CARM en las Elecciones Autonómicas y en las Elecciones Generales celebradas en 2011.

Pero actualmente la situación del PP en la CARM es totalmente distinta. Ramón Luis Valcárcel anunció
hace un año su dimisión como presidente de la CARM para formar parte de la candidatura del Partido Popular en las Elecciones Europeas en las que resultó elegido diputado. Posteriormente fue nombrado vicepresidente de la Eurocámara. Fue relevado en el cargo de presidente de la CARM por Alberto Garre. 

Y como 'retrato final' de la situación del PP en la región, señalar que el candidato a la presidencia de la CARM es Pedro Antonio Sánchez, un candidato contra el que se querelló la Fiscalía Superior de la Región de Murcia por prevaricación continuada, falsedad documental, fraude y malversación de caudales públicos en relación a las obras de construcción del Teatro Auditorio de Puerto Lumbreras, adjudicadas en 2008 por el Consistorio de la localidad y que fueron recepcionadas en 2011 sin que, supuestamente, hubieran sido terminadas, siendo Sánchez el alcalde de la citada ciudad. 






Lo que está en juego no es solo el futuro de muchos cargos del PP en la Región de Murcia. 

¿Realmente vamos 'en la buena dirección'?

¿Qué es lo que preocupa a los ciudadanos? 

Estoy convencido de que los ciudadanos tienen que coger las riendas de su destino y exigir pública y razonadamente el cumplimiento de todos los compromisos adquiridos por el partido que han votado. Y si no los cumplen, a votar a otro. 

La democracia en la Región de Murcia está especialmente necesitada de ese ejercicio de ciudadanía. Pero aparte de eso ¿qué partidos necesita

¿Partidos que firman acuerdos contra la corrupción?

¿Partidos que dicen estar contra la corrupción pero que no firman acuerdos contra la corrupción?
  


El 24 de mayo próximo la ciudadanía de la Región de Murcia está llamada a participar en un proceso electoral para la elección de sus representantes en la Asamblea Regional de quienes dependerá la conformación de un nuevo gobierno para la región.

Estas elecciones se realizan en un momento especial en que la sociedad está sufriendo las consecuencias de una grave crisis multidimensional que, junto a su vertiente económica, muestra unas dramáticas repercusiones sociales y se acompaña con una fuerte reclamación de cambios institucionales y políticos. Todas estas circunstancias se dan en la Región de Murcia de forma muy acusada después de un largo período de dos décadas de gobiernos por mayoría absoluta de un único partido que ha provocado una ostensible degradación de los estándares de calidad democrática de la vida pública.

Todo indica que este periodo se ha agotado ya, que estamos en un tiempo político nuevo que requiere reformas y cambios sustanciales para responder a las nuevas demandas de regeneración democrática de la sociedad, que es muy crítica y exigente con sus representantes.

El primer cambio ha de ir dirigido a las propias reglas de juego, esto es, a la reforma de la Ley Electoral de la Región de Murcia y a las distorsiones que introduce sobre la representación de la voluntad popular. Estas deben ser las últimas elecciones que se rijan por una ley que provoca que miles de votos válidos se queden sin representación mientras sobredimensiona la representación de otros votos, según dónde se emitan. Hay que atender al principio básico de la democracia que quiere que un hombre o una mujer dispongan de un voto, y que otorga el mismo valor para cada voto.

Junto a esto, los partidos firmantes somos conscientes de que es necesario tomar medidas en la próxima legislatura para combatir y corregir otros problemas como son la plaga de la corrupción política que se ha extendido por las instituciones de la región, la ausencia de transparencia en la gestión pública, el despilfarro de recursos públicos, la independencia de los medios públicos de información, el rechazo generalizado a la participación ciudadana, la negativa a rendir cuentas y a asumir responsabilibidades políticas de ningún tipo, junto al recurso a formas de despotismo democrático para imponer arbitrariamente la voluntad partidista, problemas que hay que desterrar definitivamente de la esfera política regional.

Esta voluntad compartida se expresará, entre otras, en medidas concretas como:


Reforma de la Ley Electoral

En el actual momento político creemos interpretar adecuadamente las aspiraciones de la sociedad en el sentido de disponer de un sistema electoral que garantice la mayor proporcionalidad posible entre el número de votos y los cargos electos que forman parte de la Asamblea Regional. 

Ello requiere, en primer lugar rebajar el porcentaje mínimo para poder obtener representación, que pasaría del 5% actual al 3%, como ocurre en la mayoría de comunidades autónomas uniprovinciales. Y en segundo lugar, la modificación del sistema de circunscripciones estableciendo una circunscripción única, complementada con medidas que garanticen legislativamente la presencia de representantes de las principales comarcas en las candidaturas que confeccionen los partidos políticos que concurran a las elecciones. 

Estas reformas legislativas se llevarán a cabo de forma que los trabajos queden finalizados antes del final del presente año.


Rechazo a pactar con partidos que incluyan imputados entre sus representantes

Con el ánimo de luchar contra la corrupción en el ámbito político regional, los partidos firmantes del pacto se comprometen también, en todas las instituciones de la región, a no establecer acuerdos de gobierno ni de investidura con partidos políticos que cuenten entre sus cargos públicos con imputados (o figura legal equivalente) por delitos de corrupción. 

También se comprometen a no apoyar la elección como senadores de designación autonómica a personas que estén formalmente imputadas (o figura legal equivalente) por estos mismos delitos.


Regulación de la Acción Legislativa Popular

A fin de establecer nuevas formas de participación directa de la ciudadanía en la actividad política en el ámbito de la Región de Murcia que eviten su monopolio por los partidos políticos, facilitando que los ciudadanos puedan tomar iniciativas políticas y legislativas y estas puedan ser debatidas y mejoradas con los nuevos instrumentos digitales colaborativos que permiten los desarrollos tecnológicos, y sean aprobadas por el cuerpo electoral por votación directa, como existe y se practica en otros países democráticos, se regulará la Acción Legislativa Popular, que consiste en una versión más avanzada que la ILP, pues es un instrumento de propuesta legislativa desarrollado en su totalidad a través de un proceso de participación secuenciado en el que recogiendo un número de firmas del censo electoral se concluye con una votación abierta para su aprobación por la ciudadanía.

Murcia, 25 de abril de 2015


Fdo.:


Rafael Gonzalez Tovar,
candidato a la presidencia regional por el PSRM-PSOE.

Jose Antonio Pujante Diekmann,
candidato a la presidencia regional por Ganar la Región de Murcia.

Oscar Urralburu Arza,
candidato a la presidencia regional por Podemos Región de Murcia.

Cesar Nebot Monferrer,
candidato a la presidencia regional por UPyD Región de Murcia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario.