viernes, 25 de noviembre de 2011

Hitler ETA Amaiur

El 24 de febrero de 1920 se celebró en Múnich, a petición de Hitler, el primer mitin multitudinario del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, donde el mismo Hitler leyó los 25 puntos del Programa del Partido, escritos por él y Anton Drexler, puntos que constituyeron el programa dogmático del nazismo y que nunca fueron cambiados.

Después de que su intento de golpe de estado fracasara en Baviera, los nazis participaron en las elecciones restantes de los años veinte. En las elecciones de la década de 1930, impulsados por los problemas económicos de Alemania debidos a la incipiente Gran Depresión, incrementaron sus votos considerablemente convirtiéndose en el segundo partido mayor en el Reichstag, lo que mejoró su posición en los años venideros.

En las elecciones parlamentarias de julio de 1932, a pesar de la amenaza de proscripción de las SA (Sturmabteilung, Secciones de Asalto, el ejército privado del partido) en 1932, los nazis alcanzaron un total de 13,57 millones de votos, y se convirtieron en el bloque más votado en el Parlamento. Sin embargo, esta victoria fue insuficiente para que Hitler accediese a la Cancillería.

Luego de forjar una alianza con el Centro Católico y los Nacionalistas en el Parlamento, y en vista de que los nazis habían ganado 22 procesos electorales, Hitler fue nombrado por el presidente Hindenburg Canciller el 30 de enero de 1933. Inmediatamente se realizaron nuevas elecciones parlamentarias, y los nazis y sus aliados nacionalistas alcanzaron la mayoría de la que se sirvieron para aprobar la Ley Habilitante de 1933, destinada a poner el poder absoluto en las manos de Hitler.

Después de la proscripción o cancelación de todos los demás partidos (5 de julio de 1933) y la prohibición de formar nuevos (14 de julio de 1933), los nacionalsocialistas se convierten en el único partido político restante. Esto era parte de la Gleichschaltung (literalmente 'sincronización', término usado en un sentido político para describir el proceso mediante el cual el régimen nazi estableció sucesivamente un sistema de control totalitario sobre el individuo).

Nombraron a las SA como brazo armado del Régimen y a las SS como un organismo auxiliar de las SA, además de crear la Policía Secreta del Estado (en alemán: Geheime Staats Polizei, con las siglas Gestapo).

 

 
 













"Tenemos la responsabilidad y la obligación de defender a las instituciones y a la sociedad de los enemigos de la democracia".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario.